Guía sobre el calzado ideal para el Camino de Santiago.

Todo peregrino conoce la importancia de usar una bota de montaña confortable, o una buena sandalia deportiva. Por eso, escoger el calzado ideal para el Camino de Santiago, es una de las primeras decisiones importantes que tomar.

En mi primera peregrinación no le di importancia ni a la mochila para el Camino de Santiago, ni a una zapatilla de trekking cómoda.

El primer día, cuando apenas había podido recorrer unos pocos kilómetros, la suela de la bota se cayó. Así, sin mas. El resto de etapas las tuve que andar con chanclas de río, y unos calcetines blancos bastante indignos.

Si te encuentras en la situación de no saber qué calzado llevar, o si no te decides entre botas o zapatillas, tranquilo es algo normal. En este artículo de la guía del camino, te explicaré todo lo que necesitas saber sobre el calzado recomendado para hacer el Camino a pie.

Con toda la información podrás decidirte por la que creas que es la mejor opción para ti. Y ahorrarte empezar con mal pie, como hice yo.



Elegir los calcetines adecuados

Antes que nada, piensa que no vas de paseo, y vas a someter a tus pies a unas condiciones excepcionales. Tu mayor enemigo, a parte de las lesiones, serán las ampollas. Y estas básicamente aparecen por culpa del roce entre el pie, la bota, y sobretodo el calcetín.

Aprende cómo curar las ampollas de los pies, y evitar que aparezcan de forma eficaz.

No sirve de nada llevar una buen calzado técnico, si este no va acompañado de un calcetín adecuado. Guarda el hilo y la aguja, y toma nota de estas características que deben de tener los calcetines para el Camino.

  • Ni de algodón, ni de lana: Estos materiales no son transpirables, y hacen que el pie sude, favoreciendo la aparición de ampollas. Además, tardan mucho en secarse, y no hay que olvidar que lo ideal es viajar con pocos pares. Son aconsejables los calcetines de Poliamida y Lycra.
  • Que se ajuste bien al pie: Mejor pequeños que grandes, para que no se muevan.
  • Calcetines sin costuras: Están diseñados para Trekking, o para rutas de senderismo ya que, al no tener costura, se reducen las rozaduras.
  • Acolchados: A poder ser que tengan las zonas más propensas a las ampollas aseguradas con un almohadillado de refuerzo. Sobretodo en las zonas laterales, talón, y puntera.

Cumpliendo con todos estos requisitos, aconsejo usar unos calcetines antiampollas. Este tipo de media está reforzada en las zonas sensibles, y no tiene costuras, por lo que está diseñada para drenar, y para proteger. Para mí son imprescindibles.

Algunos ejemplo son los calcetines Decathlon Forclaz 500, o el calcetín Lorpen de tejido Coolmax.

¿Cuál es el calzado ideal para el Camino de Santiago?

En esta aventura vas a cruzar bosques y montañas de hierba, barro y piedras. Recorrerás senderos, campos, y caminos de tierra y polvo. Incluso atravesarás ciudades y carreteras de asfalto o grava.

Por todo ello, si estás buscando cual es el mejor calzado para hacer el Camino de Santiago a pie, y teniendo en cuenta que necesitas uno que sea confortable, cómodo, que te proteja, y también que se adapte a diversas superficies, estos son los 3 tipos de calzado recomendables:

Botas de Montaña de caña media e inclinada

  • También conocidas como botas de trekking, o botas de senderismo.
  • Se aconseja utilizar como máximo en calzado de caña media, ya que la bota de montaña de caña alta es más pesada y rígida.
  • Se abrochan mediante un sistema de lazado, que aporta buena sujeción de los tobillos, evitando torceduras y minimizando las lesiones.
  • De suela semi-dura ó dura, y también antideslizante, que aporta estabilidad, y un buen apoyo. Ayudan a evitar caídas, y hacen que resbalar sea un poco más cpmplicado.
  • Tienen la lengüeta acolchada, para dar mayor protección al empeine.
  • La amortiguación es muy útil cuando se va a caminar una distancia larga, o en un terreno pedregoso.
  • Más acolchadas y de más abrigo. Ideales para temporadas de temperaturas frías y medias.
  • Talón y punta reforzada, que ayudan a evitar golpes y lesiones en los dedos.
  • Su precio es el más alto de las tres opciones, pero también su calidad.
  • Algunos ejemplos de modelos y marcas son la Chiruca Somiedo 12 GORE-TEX, The North Face Verbera Hiker II GTX, y Salomon Quest 4D 2.

Mi opinión es que estas botas para senderismo son un calzado de montaña muy fiable y estable para cualquier época del año. Las recomiendo para aquellos que sufran fácilmente los esguinces de tobillo, y sobretodo a los que peregrinen en épocas frías como en otoño o invierno. Son más pesadas y rígidas, pero protegen los tobillos y el pie mejor.

para mí no es la opción que usaría si lo que quiero es comprar un calzado ideal para el Camino de Santiago únicamente. Pero sí las compraría si después se van a seguir usando en más travesías de montaña.

Zapatillas de senderismo de caña media

  • También conocidas como zapato de trekking, o zapatilla de montaña.
  • Bastante más ligeras que las botas de senderismo, por lo que reducen el peso del equipamiento.
  • Buena transpiración de los pies, que ayuda a reducir los problemas de ampollas. Al sudar menos, no se reblandece tanto la zona, provocando menos heridas por el roce.
  • Es habitual que sean impermeables o hidrófugas.
  • Muy cómodas. Lo que pierden en protección, lo ganan en ligereza y comodidad.
  • La amortiguación en la suela reduce el riesgo de sufrir una lesión de rodilla y tobillo.
  • Se atan mediante cordones, los cuales fijan los pies con seguridad.
  • La suela flexible, mas blanda y amortiguada, disminuye también la presión sobre las rodillas.
  • Es más barata que la bota de senderismo.
  • Algunas marcas y modelos son las Salomon Xa Pro 3D Ultra Gtx, la Asics Gel Sonoma 3, o las zapatillas de trekking Decathlon, de la marca Quechua.

Estas zapatillas de trekking son la mejor opción para peregrinar en verano o primavera. Desde que las utilicé por primera vez, me han acompañado en todos mis viajes y caminos siguientes.

El hecho de que sean livianas, y realmente cómodas y duraderas, las hacen muy versátiles para todo tipo de terrenos. Muy prácticas también para viajeros.

Sandalias deportivas

  • También conocidas como sandalias de montaña, de río, o de agua, o sandalias de trekking.
  • Multifuncionales: Diseñadas para caminar cómodamente y con firmeza por cualquier superficie.
  • Cerradas, y abrochadas con cierres en talones y empeines, los cuales aportan sujeción.
  • Suelas amortiguadas, que aportan confort, y las hacen perfectas para pasear, pero también para caminatas largas.
  • Son ergonomicas, y se adaptan muy bien a la forma del pie.
  • Pesan menos, y transpiran muchísimo.
  • Al tener menos superficie de contacto con el cuerpo, hay menos zona donde rozar.
  • Hay que calzarlas con una media o calcetín debajo, para evitar roces.
  • Destacan algunos modelos y marcas como las Keen Whisper, que son sandalias de senderismo para mujer. Las Karrimor Aruba, Unisex. O las Columbia Techsun, sandalias atléticas para hombre.

Este tipo de sandalias cerradas son un complemento perfecto el calzado principal que llevemos. Se pueden llevar en lugar de las chanclas o chancletas de playa.

Son un complemento o alternativa perfecta para el verano, y una de las mejores soluciones para poder seguir haciendo el camino cuando nuestras zapatillas o botas nos han provocado alguna herida. No están recomendadas para hacer el camino en invierno.

Recomendaciones importantes

Para acabar, una serie de consejos útiles e importantes para terminar de ajustar el calzado ideal para el Camino de Santiago. Con esto, ya tendrás toda la información y las recomendaciones para poder tomar una buena decisión.

  • No estrenar calzado: Si has comprado un calzado nuevo, antes de comenzar el Camino, estrénalo y camina con el varios días. Así se cederá en las zonas que más apriete, y se amoldará y adaptará mejor al pié.
  • La talla importa: No debe quedar pequeño ni apretar, y los dedos no tienen que tocar la punta de la bota o zapatilla.
  • Siempre con calcetines: Si vas a comprar calzado, pruébatelo con la media que vayas a usar. Sacarle el máximo rendimiento a un buen calzado de senderismo, dependerá en gran parte de las medias.
  • Tu pié es importante: Asegúrate que el calzado no le incomoda, y le es cómodo, y cuida los pies antes, durante, y después de cada etapa. Verás cómo te lo agradecen, y te llevan hasta Santiago.

Si todavía no te decides sobre qué calzado usar para el Camino de Santiago, escríbeme un comentario contándome tus dudas, y será un placer intentar ayudarte.


¿Has encontrado lo que buscabas en esta Guía sobre el calzado ideal para el Camino de Santiago? Comparte, y ayuda a más peregrinos.


 

El Calzado ideal para el Camino de Santiago
5 (100%) 20 votes

También te puede Interesar

Total
64
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*